Una de las pruebas positivas que han salido en mis análisis  del primer trimestre de embarazo ha sido el “estreptococcus agalatiae” o “estreptococo del grupo B“.

Normalmente esta prueba te la hacen cuando el embarazo está mucho más avanzado, pero en mi caso salió en la primera muestra ginecológica que me hicieron cuando estaba de 5 semanas de gestación.

¿Qué es el estreptococcus agalatiae?

Según la web babycentre “el streprococcus es una bacteria que mucha gente tiene en el tracto intestinal. La bacteria también puede estar en o “colonizar” tu vagina, desde donde puede infectar a tu bebé durante el parto.
Aproximadamente entre el 10 y el 30 por ciento de las mujeres embarazadas son portadoras de la bacteria en la vagina o el recto y el área circundante.
Normalmente se trata en el momento mismo del parto administrando antibióticos a la madre 4 horas antes de dar a luz.”

¿Cómo tratar el estreptococcus agalatiae?

En mi caso, como la detención fue tan temprana mi ginecologo decidió ponerme en tratamiento combinándolo con otra medicación específica para hongos ya que, en mis resultados, también aparecía una candidiasis asociada a esta bacteria.
La medicación que me recomendó fue: 6 comprimidos de Dalacin Vaginal e Itragerm 50mgr ORAL

Una vez en casa, con toda la medicación en mis manos, me puse a leer los prospectos y me llamó mucho la atención que ambos medicamentos estaban contraindicados en mujeres embarazadas.

Por esta razón,  decidí llamar a mi ginecólogo para asegurarme de que lo que me había recetado era correcto, y transmitirle mi preocupación ante un posible daño en el feto. Tras escuchar mis comentarios, el ginecólogo me pidió disculpas , decidió cambiar de opinión y sin explicarme mucho más suspendió mi tratamiento.

Por ahora no voy a tomar nada que sea via oral, al menos en el primer trimestre que es cuando el feto todavía se está formando y más adelante pediré una segunda opinión.

¿Cuándo cambiar de ginecólogo?

Esta conducta ha puesto en duda la confianza que había depositado en él como profesional encargado del seguimiento de mi embarazo y estoy valorando cambiarme. Además, durante la consulta no tuvo mucho tacto con nosotros. Creo que en este momento lo único que necesito es sentirme cómoda y segura. No dudo que él no esté preparado, simplemente emocionalmente no me siento cubierta.

Como soy primeriza y no tengo mucha información al respecto agradecería  cualquier comentario de otras mujeres que hayan pasado por la misma situación o tengan también resultado positivo.
Me preocupa el hecho de ponerme de parto y no llegar a tiempo al hospital para recibir el tratamiento de forma correcta.

Anuncios