Somos expertos en complicar lo sencillo. Me acuerdo cuando tu papá y yo nos enteramos hace apenas 3 meses que estabas en mi barriguita. En aquel momento recuerdo que sentí enfado y desazón. Me enfadé con el mundo por no ser capaz de sentir la alegría que en ese momento yo misma esperaba de mi. Quería gritar.

Después de cuatro días de negación, falta de energía y pereza física, conseguí salir de mi misma y el dolor emocional se marchó. Empecé a ilusionarme con mi embarazo y disfrutar de este viaje de dos.

¿Cuándo dar la noticia de que estás embarazada?

Nunca he sabido cuando era el mejor momento para dar la noticia, y quería esperar mi reconciliación con esos primeros y oscuros días para contagiar la alegría que suponía la maternidad.

Los primeros en saberlo fueron mis padres y los de Tom que viven a unos cuántos Km de distancia. Primera prueba superada. A pesar de que la noticia les pilló totalmente desprevenidos, la reacción fue la misma en ambas familias. Lo contamos por Skype y aunque podríamos haber esperado un cara a cara, en ese momento necesitábamos soltarlo. Ahora todo era mucho más sencillo y los futuros abuelos nos daban su aprobación.

Se acercaban las navidades, y aunque ni siquiera había pasado el primer trimestre de rigor y ser consciente de que cabía la posibilidad de un aborto espontáneo, decidí contarlo a la gente más cercana y de confianza.

A mis amigas las reuní en casa para cenar, y en una bota de fieltro de Papá Noel les puse sobres con cada uno de sus nombres. Cuando llegaron les dije que la navidad había traído regalos y que ellas iban a recibir uno esa noche. Cada una cogió su sobre y aunque al principio pensaron que serían entradas para un concierto, o incluso una invitación de boda, sus caras se llenaron de lágrimas y sus gritos se oyeron en todo el edificio cuando descubrieron que dentro había una ecografía de 8 semanas en la que ponía “Felicidades tita Laura”.

Todavía me emociono cuando me acuerdo de lo ilusionadas que estábamos. Los sentimientos son difíciles de describir, se viven. Y sin duda este es un recuerdo que nos durará para siempre.

La magia de llevar dos corazones me ha dado la oportunidad de vivir más momentos como este. Otro de mis preferidos es en la noche de Reyes con todas mis tías y primas. A ellas les pedí que se pusieran con Tom para hacerse una foto. Casi no cabían de la que teníamos organizada. Cuando las tenía a todas en plano les dije

-A ver, ¿me oís bien?, Pues sonreír porque estoy EMBARAZADA!!!!

Esa instantánea se quedará para siempre con sus caras de asombro y felicidad.

La misma que se me quedó a mí cuando di la noticia a mis chicas, a esas de siempre, las de toda la vida. Yo ya sabía que Paula estaba embarazada desde hacía unos meses antes que yo, lo que todavía desconocía era que muchas de ellas nos iban a acompañar en esta aventura de la maternidad, y aún mejor, sus bebés serían los futuros amiguitos del mío porque todos nacerían este 2017!!! No podíamos estar más contentas. Decidimos pintarnos los porcentajes del embarazo en nuestras barrigas y hacernos una divertida foto que sin duda repetiremos a lo largo de estos 9 meses.

 

Anuncios