Recuerdo una día leyendo en un periódico la experiencia de una médico voluntaria en África que contaba una anécdota de alguien que preguntaba si era cierto que en España se pudiera conocer el sexo del bebé antes de que naciera. A día de hoy, esta técnica de ultrasonido ya está presente en muchos países africanos, pero obviamente, algo que para nosotras es rutinario durante los 9 meses de embarazo, se convierte en evento excepcional en muchos lugares del mundo.

En los países desarrollados, donde quiera que miramos, la tecnología crece a pasos agigantados. La velocidad del cambio es impresionante y se encuentra en continua aceleración. Y así, reflexionando sobre la ciencia y la tecnología me doy cuenta del gran impacto que estos avances tienen en nuestras vidas. Hoy por ejemplo he podido tener en mis manos una copia de cómo será nuestro bebé. Algo que si lo piensas de verdad, es casi como un milagro.

Dicen que las cosas importantes en la vida no son cosas sino momentos, emociones, recuerdos. Sin duda, el acercamiento que puedes tener con tu hijo meses antes de nacer a través de una ecografía 4D donde puedes ver casi a la perfección cómo será su carita, representa una experiencia única en el embarazo.

Tengo la suerte de haber tenido la oportunidad de vivir este momento especialmente emotivo acompañada de dos personas que están viviendo mi embarazo super de cerca: Carlota, una gran amiga que me ha regalado Madrid, y por supuesto Tom que nunca se pierde un segundito de la vida intrauterina de nuestro bebé.

La experiencia ha sido un regalo muy especial de la Clínica Ecox 4d prenatal en Alberto Aguilera donde trabajan Conchín y Cristina la chica que me atendió y que ha vivido la experiencia mostrando la misma ilusión que teníamos nosotros. Su paciencia infinita esperando a que el bebé cambiara de posición y su dulzura han sido todo un detalle que cualquier futura mamá agradecería.

Durante la eco 4D puedes sentir y ver en tiempo real! Era super gracioso notar sus pataditas e instantes después ver sus movimientos en la pantalla… Hemos visto cómo mi pequeñajo abría su boquita y se metía el dedo dentro o cómo intentaba esconderse tapándose la cara con su brazito mientras descansaba en la placenta.

Como todavía es muy chiquitín (24 semanas) y tiene un montón de espacio además de suficiente líquido amniótico, el tío flotaba por ahí dentro como pez en el agua, yendo de un sitio a otro como si estuviera jugando al escondite con nosotros.

Después de varios intentos para verle de frente, el peque sólo nos ha dejado ver su perfil bueno 🙂 y aunque yo ya estoy encantada con eso, en la clínica nos han dado la oportunidad de volver pasadas unas semanitas para conocerle mejor.

Además, a la salida me han regalado unas instántaneas de la sesión de fotos más bonita del mundo y un cd con todo el material. A parte, nos han dado una canastilla de Lets family que incluye un montón de cosas super útiles para cuando nazca el bebé. Me hace especial ilusión recibir productos dentro de estas canastillas, porque al ser primeriza estoy bastante pez en el mercado de la maternidad, y gracias a ellas hoy he conocido un poquito más los productos de diferentes marcas como: Dodot, Nuk, Mitosyl, Nestle y Weleda entre otras

Y sí, lo admito, nada más salir del centro he bombardeado a toda mi lista de whatsapp con las fotos del enano. Otra de las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías.

Anuncios