Fular Aura_mamaporsorpresaHace unas semana me invitaron por primera vez a través de mi cuenta de Instagram a un evento-formación para portear a mi bebé.

El evento lo organizaba la marca Ergobaby que casualmente ya conocía tanto por redes como por una de sus mochilas portabebés que me regaló una de mis mejores amigas cuando nació Sam.

Mochila Ergo Baby

Como nuestro estilo de vida es bastante activo, el regalo nos vino genial para poder movernos fácilmente con el bebé y seguir viajando casi tanto como antes. Me enamoré enseguida de la técnica del porteo y del íntimo vínculo mamá-bebé que sentía practicándola . Tenía todo lo que necesitaba mi pequeño: sentirse cerca (lo cual le calmaba y permitía dormir muy agusto), roce de piel con piel y beneficiaba la lactancia. Sin embargo, con el bebé tan pequeñito y nosotros tan novatos, nos quedábamos siempre con dudas de si estábamos porteándolo en la posición correcta. Por eso, cuando Madresfera me mandó un mail para decirme que la marca me invitaba a la presentación de sus nuevas mochilas ergonómicas, me hizo muchísima ilusión.

Durante el evento-taller, (además de enseñarnos cómo realizar un porteo ergonómico seguro y disfrutar de una merienda riquísima que nos preparó Cooklab) , Ergobaby nos dejó elegir entre uno de sus últimos modelos:

  • Omni 360 (que es la mochila portabebé todo en uno)
  • La original (que es la más cómoda y la que a mi me había regalado mi amiga cuando nació Sam )
  • Fular Aura.

Entre estos dispositivos, yo escogí el fular para que fuese diferente a lo que ya tenía. Me parecía una opción muy versátil y como hace ya frío, creo que el bebé está más protegido, cómodo y calentito cerca de mi pecho ( lo cual me permite escuchar mejor su cuerpo y conectar más rápido con sus necesidades).

Una de las cosas que me gustó del fular Aura, es que lo fabrican con tejidos naturales (viscosa de eucalipto y acacia) y como Sam tiene la piel muy sensible, no tengo que preocuparme de posibles irritaciones. Además tiene la ventaja de ser muy ligero al tacto, elástico y transpirable.

Otra de las razones que me hizo decantarme por este portabebés, es lo poco que ocupa gracias a su bolsillo incorporado para un fácil transporte. Esto facilita mucho la vida de las mamis viajeras que siempre vamos cargadas con la casa a cuestas.

He de admitir que al principio parece que tienes que cursar un máster para aprender cómo usar un fular ergonómico. Además, cada niño es un mundo y lo que nos ha funcionado a nosotros puede que no le funcione a otra mamá, pero en nuestro caso, una vez le pillé el punto he descubierto que me encanta tenerlo anudado a mi cuerpo y pasear con su mofletito apoyado en mi pecho mientras duerme plácidamente.

Anuncios