A veces pienso que hay cosas que no tienen ningún sentido. ¿Cómo es posible que la humanidad lleve miles de años criando pero aún no tengamos claro cómo gestionar una rabieta?

Durante mis días de embarazo, leía sin parar sobre todo lo relacionado con la maternidad, tratando de entender cómo ser una madre respetuosa y enseñar siendo a mi futuro bebé.

Debí saltarme el tema rabietas, porque ahora que Sam acaba entrar en la fase pataletas no tengo muy claro por dónde tirar…

Si has llegado a este post es porque seguramente tu hijo también haya experimentado alguna rabieta. Y al igual que yo, estés buscando la mejor manera de enfrentarte a este reto que tienes por delante.

Por mucha teoría sobre crianza respetuosa que encuentre en los libros de Carlos González, Álvaro Bilbao o Yolanda González (por citar algunos) sigo con la sensación de que voy a ciegas.

A veces acompañar a tu hijo en la rabieta, desde una posición de calma y entendimiento resulta muy difícil. Dependiendo de mi estado de ánimo, mis fuerzas, o cómo me haya despertado ese día, la manera en la que reacciono cuando mi hijo se transforma varía.

Como entiendo que los primeros años son la base de la personalidad futura he contactado con Lucía, psicóloga infantil de @mimotikids, para que me guíe en esta etapa crítica.

Sam tiene sólo 18 meses, pero ya he experimentado, presenciado y vivido muchas rabietas. Os dejo todas las respuestas de Lucía en varios enlaces para que os ayude según vuestro interés.

  1. ¿Cuándo hay que empezar a poner límites a las rabietas?
  2. Una vez desencadenada la rabieta  ¿Cómo cortas la situación?
  3. Estrategias para situaciones diarias
  4. ¿Son útiles los castigos?
Anuncios