Si estás preguntándote qué itinerario hacer en Bali con niños, aquí te dejo nuestro recorrido completo durante un mes en Bali en 2022.

¿Qué ver en 1 mes con niños? Ruta y consejos

Viajar con niños pequeños te obliga a ser menos ambicioso y a disfrutar más de las pequeñas cosas y a un ritmo más tranquilo. Durante el viaje a Bali hemos aprendido a aceptar un poco de anarquía en cuanto a la planificación y la ruta. Mi consejo: A los niños les dan igual tus planes, por lo que tienes que ser flexible y aceptar que no vas a poder visitar todo. Dicho esto, te propongo unas rutas en las que poder disfrutar de la isla y vivir una experiencia increíble adaptada a niños pequeños.

Resumen de itinerario durante 1 mes en Bali

  • Sanur (4 noches)
  • Ubud (6 noches)
  • Gili Island (15 noches)
  • Nusa Lembongan (5 noches)
  • Uluwatu (2 noches)
  • Sanur (2 noches)

Después de pasar casi 24h saltando de vuelo en vuelo, 3 escalas,2 aviones, 1 viaje en taxi de media hora…¡LLegamos a Bali señores!, ¡B A L I! Ooohhhh…, yeaaahhh!

Nuestra aventura había comenzado. Si para un adulto viajar durante tantas horas y con una diferencia horaria de 6 horas resulta agotador, imagínate si vas acompañado de dos niños pequeños. Por eso, decidimos tener en cuenta este aspecto y apostar por un destino a 20 minutos del aeropuerto para empezar nuestro gran viaje.

SANUR. EL MEJOR LUGAR PARA EMPEZAR TU VIAJE EN FAMILIA EN BALI

Genius Café Sanur

Nuestra primera parada fue SANUR. Ciudad perfecta para descansar y pasar unos días con niños. Gracias al arrecife que frena el oleaje, Sanur es ideal para nadar con niños muy pequeños. La playa es como una gran piscina donde se puede practicar snorkel, kayak y pasear en bicicleta a lo largo de todo el paseo marítimo.

La comunidad local es encantadora y la ciudad tiene ese ambiente de pueblo playero relajado, pero sin perder la esencia Balinesa. Sanur mezcla mercados tradicionales y warungs locales en la playa con complejos turísticos de alto nivel y restaurantes occidentales. Está cerca de hospitales internacionales, y bien situado para explorar otras partes de la isla.

Nosotros estuvimos alojados en Sudamala Resort. Un hotel de lujo a un precio muy asequible (unos 35€ la noche) para disfrutar unos días en familia (al menos en las fechas en las que fuimos). Este hotel nos gustó tantísimo que decidimos repetir los últimos días de viaje.

UBUD. PRECIOSO DESTINO CON ACTIVIDADES PARA TODA LA FAMILIA

LLegamos de noche, me había bajado la regla, los niños muertos de hambre y todos sudando como pollos. La calle principal de Ubud, (o lo que yo creo que es la calle principal)está llena de motos y un tráfico terrible. Si no nos preguntaron 1.917.645 veces si queríamos taxi, no nos lo preguntaron ninguna. Todo el mundo gritando para que les compres cosas y llamar tu atención.
Socorro!!! Sacadnos de aquí. Esa fue mi primera impresión de un lugar que ahora me parece un paraíso.

Tenegungang Waterfall

Partiendo de la base de que viajamos un poco sin planes, improvisando e incluso a veces buscando dónde dormir un día antes, cada vez que encontramos lugares que son aún más guays de lo que pensábamos, subidón! Eso es lo que nos pasó a la mañana siguiente. Pedimos un taxi a través de Grab para que nos recogiera de nuestro primer alojamiento en Ubud (un homestay balinés apartado del centro de la ciudad, muy sencillito pero agradable. Precio: 12-15€ por habitación).

Desde allí fuimos a ver Tenegungang Waterfall, una de las cascadas más turísticas de Bali. Esperábamos encontrarnos con muchísima gente y pasar agobio con los nenes y el calor. A pesar de que Tenegungang esté aislada, se ha convertido en una atracción turística muy popular. Sin embargo y debido al COVID, estuvimos prácticamente solos y tuvimos la suerte de poder disfrutarla y hacernos fotos sin pasar agobios.

Tenegungang Waterfall

Lo bueno de hacer un viaje «largo» con niños, es que puedes combinar una excursión al día con planes más tranquilos. Si fuera por ellos podrían pasarse el viaje metidos en un piscina y persiguiendo gallinas. Así que intentábamos hacer excursiones por la mañana y cuando se cansaban, buscábamos alternativas.

Ubud con niños no es tan fácil por el terrible tráfico y el caos que hay en el centro. Sin embargo, conseguimos encontrar el balance que todos necesitábamos para disfrutar de este lugar y que se convirtiera en uno de los favoritos del viaje.

Monkey Forest es otra de las excursiones ideales para hacer con niños en Ubud. Nos lo pasamos genial con los monos y sin duda recomendamos. A 25 minutos caminando, se encuentra Titi Batu Ubud Club, un centro wellness deportivo dirigido a expatriados con actividades para toda la familia, super agradable y donde poder: comer, beber, darse un baño y pasar unas horas relajados sin renunciar a la diversión. Sin duda os lo recomiendo. Sobretodo si tenéis niños y tiempo para disfrutar del «dolce far niente» en Ubud 😉 (De mis locales favoritos)

Campuhan Ride Walk: visita obligada sin salir del centro de Ubud. Es una caminata por medio de la naturaleza gratis y de muy fácil acceso con niños. Eso sí, hazlo pronto. Para nosotros conseguir salir de la habitación, cargados con los trastos para pasar el día, y el calor nunca fue fácil. Las cosas como son! A los peques les costó terminarla por el calor que hacía, pero sin duda mereció la pena. Al final todo tiene una recompensa, y sus helados de mango y cocos fresquitos les estaban esperando. Otra opción seguramente más sencilla es hacerla al revés. Pide a un taxi que te suba hasta el pueblo, y baja caminando (yo en ese momento no sabía que existía esa opción)

Campuhan Ride Walk

Tegallalang Rice Terrace y ALAS HARUM AGRO TOURISM

Tegallalang Rice Terrace

Durante la visita a Ubud no puede faltar hacer un tour por alguno de sus preciosos arrozales. Nosotros estuvimos en dos de las terrazas de arroz más turísticas de Bali. En ambas se paga la entrada. Reconozco que para mi gusto son demasiado postureo, al que (of course)me acostumbro rápido 😉 Podéis hacerlo por vuestra cuenta cogiendo un taxi desde Ubud centro, o como parte de un tour individual con conductor privado. La ventaja de hacerlo así, es que aunque sale más caro, podéis negociar un recorrido con varias paradas por lo mejor de Bali y hacer una ruta que dure todo el día. De cualquier manera vale muchísimo la pena verlas y si te gustan las fotos, allí vas a disfrutar. Tienen columpios, tirolinas, nidos y varios spots para hacerte la típica foto pagando. Nosotros pasamos de eso, pero entiendo que pueda resultar super atractivo. Es muy bonito, pero demasiado explotado al turismo.

En Alas Harum Agro Tourism tienen una piscina de esas infinitas que son increíbles. No suelen dejar que vayan los niños, pero si decís que os quedáis a comer y que se bañan sólo para refrescarse un segundo no creo que os pongan problemas. A nosotros nos vino muy bien, ya que después del paseo lo que más apetece es estar en el agua. Consejo! LLeva siempre agua y repelente.

Kinthamani, Volcán Monte Batur y Hot Springs (termas naturales)

Casi siempre nos movíamos en taxi a través de Grab o Gojek. Pero uno de los días que estuvimos en Ubud negociamos un tour individual con un conductor privado (@madekarma8). Nos recogió a las 9 y a las 18h estábamos de vuelta en el hotel. Con él hicimos un recorrido por diferentes atracciones y paisajes naturales (arrozales, Kintamani, termas naturales, market, etc). Nos pareció espectacular la excursión a Kintamani y las vistas al volcán monte Batur. No hicimos el trekking, pero el paisaje que rodea al monte es super escénico. Paramos en un restaurante con mirador, pero al ver los precios, decidimos continuar y parar en un warung de carretera 0 turístico a pocos metros. Sin duda uno de los momentos más auténticos y memorables del viaje.

Kintamani y Monte Batu

Terminamos el día sumergidos en un Spa natural en las aguas termales naturales de Bali Batur que además tiene un parque acuático donde los niños fueron muy felices y recuerdan con gran cariño (Pero era caro, eso sí). Consejo! Si vas a hacer esta excursión, llévate una chaquetita y si te gusta conducir moto, sin duda apuesta por esta opción (nosotros con los niños no nos hemos atrevido).

GILI ISLAND. 4 RAZONES PARA VISITARLAS EN FAMILIA

Tanto mi cuñada como mi mejor amiga me hablaron maravillas de estas diminutas islas paradisíacas en medio del Océano Índico. Siempre he querido seguir viajando como antes de ser madre, pero cuando llegaron los niños aparecieron los miedos. Hace unos meses tuve que abandonar el mercado laboral. Aprovechando que el trabajo de Tom nos permite movernos, sentí que la oportunidad de volver a viajar había llegado. Las islas Gili me parecieron la opción más evidente para pasar unas semanas inolvidables en familia por 4 razones:

1_ Ritmo lento en un entorno paradisíaco. Descanso y belleza

2_ No existen vehículos a motor y tienen un tamaño perfecto para recorrer en bicicleta

3_ Aguas tranquilas, turquesas y con temperaturas muy agradables

4_ Infraestructuras y servicios para todos los gustos y bolsillos

Todas estas razones nos hicieron elegir las Islas Gili como base para pasar 15 días de nuestro viaje en familia. Tom la mayoría de días trabajaba y yo necesitaba un lugar tranquilo y cómodo para estar con los dos niños. Las Gili reunían las condiciones perfectas y no parecían peligrosas. Así que eso hicimos! Por cierto, las Gili no están en Bali, sino en Lombok. Dato que yo ignoraba hasta que llegué.

Las 3 islas tienen muchísima magia, unas puestas de sol preciosas y son geniales para hacer snorkel o buceo y nadar con tortugas. Como punto negativo, destacaría la cantidad de basura que encontramos en las playas. Es una pena ver cómo en un lugar tan mágico se puede acumular tanta basura 😦

Elegimos una pequeña villa privada en Gili Trawangan con piscina y terracita por unos 22€ la noche. No incluía desayuno pero sí limpieza cada 2 días y estaba bastante cerquita de la playa andando.

Desde allí hicimos una excursión a Gili Air. Nos enamoró de tal manera que decidimos perder algunas de las noches en Gili Trawangan y quedarnos un par en unas villas de Bambú de Gili Air. Toda la isla nos pareció una monada. Muy agradable para pasear, bucear o ir en bicicleta. Con locales con comida exquisita y rincones que nunca olvidaremos.

NUSA LEMBONGAN

Nusa Lembongan es una pequeña isla de Bali que visitamos durante nuestra estancia. Elegimos este destino porque teníamos una amiga española viviendo allí con su pareja y su peque de 1 añito. No habíamos hecho mucha búsqueda sobre la isla. Íbamos sólo por verlos a ellos, pero desde el 1º momento se convirtió en un imprescindible de Bali y no nos decepcionó. Lo mejor, la hospitalidad balinesa y el sentirnos parte de ellos.

Lo que más nos gustó de Nusa Lembongan fue la experiencia que vivimos. Nos alojábamos en casa de una familia balinesa que alquilaba habitaciones (Exotic Inn). Mis amigos estaban ya meses viviendo allí. Nos advirtieron que la habitación era muy básica y quizá no nos gustase demasiado, pero ellos se sentían en familia junto a los dueños y no imaginaban estar en otro lugar. Al ver la habitación y sobre todo el baño, quise marcharme. Era muy barata (unos 12-15€ por noche), así que le dimos una oportunidad. Gracias a eso tuvimos la experiencia balinesa más inmersiva y auténtica de todo el viaje. Conocimos a locales y vivimos como ellos durante 5 días. Probando su rica comida y aprendiendo de sus tradiciones y cultura local. Celebramos el segundo cumpleaños de mi hijo y nos sorprendieron con una fiesta sorpresa llena de niños que nos trataban como si fuéramos de su propia familia. Sin duda uno de los mejores recuerdos que nos llevamos de la isla de los Dioses.

Cómo recorrer Nusa Lembongan

Mis amigos nos recomendaron recorrer la isla es en moto. Sin embargo nosotros nunca hemos conducido y al ir con los peques y no estar acostumbrados no quisimos arriesgar. Alquilamos bicicletas (25.000Rp por día = 2,30€ aprox) y casi me da algo. Nusa Lembongan tiene mucho que ver. La bici si eres deportista no es nada disparatado. Pero yo que no lo soy y encima llevaba a Alex (mi hijo) en la mochila casi me muero. Son todo cuestas y hace muchísimo calor.

Qué ver en Nusa Lembongan

Si te gusta el surf y quieres huir de otros lugares más turísticos en Bali, esta isla debe estar en tu lista.

Si pasas de surf, Nusa Lembongan tiene muchas cosas que hacer:

-Visitar Playas idílicas de aguas turquesas y cristalinas como: Dream Beach o Sandy Bay. Allí puedes pasar el día y/o comer en un restaurante con piscina infinita paradisíaca. Los precios algo más elevados que el resto, pero creo que el lugar lo merece. Nosotros estuvimos un buen rato en Dream Beach Villas and Restaurant.

-Cerquita de Dream Beach, también puedes visitar acantilados con espectaculares rompeolas coo Devils Tears.

-Si no hay mucha ola, puedes alquilar una tabla de paddle surf e ir hasta un chiringuito que hay dentro del agua en Jungut Batu o ver la puesta de sol mientras bebes una cerveza o un coco fresquito.

-Desayunar un banana bread y Jamu (bebida medicinal balinesa) en Ombak

-Cruzar el puente amarillo o «Yellow Bridge» que une Nusa Lembongan con Nusa Ceningan. Una vez allí te recomiendo que vayas a comer y a pasar un rato en Le pirate

-Pasear en bici o mejor moto por el Mangrove Forest

ULUWATU

Con niños íbamos buscando playas de aguas tranquilas. Quizá por eso, Uluwatu no estuvo en nuestros planes en ningún momento. Hasta que un día, Manu (un amigo de hacía muchos años) me escribió por FB.

Hizo falta sólo un mensaje para convencerme. Manu llevaba un tiempo viviendo en Uluwatu con María, y otro grupo de surferos valencianos. Juntos han creado Bandido Bali un proyecto que es una barbaridad. Maravilla pura. Se trata de unas villas de diseño en Bingin, creadas por un grupo de amigos majísimos que comparten la pasión por el surf, y por la isla de Bali. Un día, decidieron crear su propia comunidad, inspirándose en la propia naturaleza balinesa y mezclando la cultura local con el alma de la terreta. El resultado es brutal. Si vais, tenéis que pasaros. Obviamente os vais a enamorar de ellos. Normal! Son un equipazo, super familiares y buenrolleros. Os dejo su web o Instagram para comprobar la maravilla de la que hablo.

Cenando con Manu y Marco en un warung local.

Después de un mes en la tranquila costa este, no estábamos preparados para las fuertes olas de la playa de Dreamland. Incluso para jugar en la orilla, tienes que agarrar a los niños para evitar que el océano les arrastre

Por una vez, no pudimos bucear. En su lugar, observamos a los surfistas pillar olas y deseamos estar tan en forma y tonificados como parecía estarlo todo el mundo en la playa.

Me han educado creyendo que cuanto más tranquilo sea el mar, mejor. Pero no cabe duda de que es emocionante ver el océano en todo su esplendor. Si tus hijos son lo suficientemente mayores como para hacer bodyboard o surf, les encantará la playa de Dreamland. Es espectacularmente bonita y, sin duda, la playa más limpia que hemos visto en Bali: impecable.

Si buscas algo menos feroz, Padang padang está un poco más lejos. En mi opinión, no es tan bonita, pero si tienes niños pequeños, al menos no tienes que preocuparte de que sean arrastrados por el mar; suele ser mucho más tranquila. Sólo hay que tener cuidado con los monos.

Si prefieres estar a remojo en piscina, te recomiendo la de mana uluwatu un beach club super agradable en el que pasamos varias horas y comimos algo hasta que Alex se puso malito y tuvimos que volver a Denpasar para ingresarlo.

Me quedé con muchísimas ganas de más. Me impresionaron las olas de las playas y los acantilados rodeados de vegetación. No me dio tiempo a visitar ni templos, ni tiendas, ni cafés… pero me llevé una impresión muy buena y espero volver algún día.